Rebeca Delgado: Una vida saludable a través de los postres

Alimentación saludable que, sí, incluye chocolate.

"Cuando empecé a hacer postres con palta la gente me miraba con cara de bicho raro y los probaba con miedo, después del primer mordisco las caras cambiaban y se hacían fanáticos de mis brownies palteados."

Rebeca Delgado ha dedicado más de 10 años a la pastelería en restaurantes como Malabar, La Balanza, Map Cafe, Greens Organic, La plazita & La Bonbonniere, se especializa en postres saludables.

 

A todos nos pasa. Dan las 6 de la tarde, te provoca algo dulce y sólo se te ocurre salir a conseguir las siguientes cosas: galletas o barras de chocolate del grifo más cercano, torta de chocolate o algún otro postre repleto de ingredientes procesados (no me malinterpreten, son riquísimos). ¿El problema? No tienen mucho valor nutricional, es decir, no te alimentan realmente y tienen un alto contenido de azúcares procesados. Quizás es momento de probar otras opciones, Rebeca Delgado nos cuenta cómo lo logró ella:


¿Cómo definirías un postre saludable? ¿En qué se diferencia con la pastelería tradicional? 

Para mi un postre saludable es aquel en el que usamos ingredientes lo menos procesados posibles. En vez de utilizar harina blanca, utilizar harina integral, o algún sustituto como harina de avena o de arroz. Escoger grasas como mantequilla de almendras en vez de manteca, y reemplazar el azúcar blanca por panela o miel. Estos postres no solo sacian el antojo de dulce, también alimentan. 

¿Es difícil mantener “interesantes” las opciones de postres saludables?

No es difícil, solo hay que ser ingenioso para darle la vuelta a una receta cambiando algunos insumos. Todo es un proceso de investigación. De prueba y error.

¿Dirías que la palta podría jugar un papel importante en los postres? Hay mucha gente que piensa que la palta sólo puede utilizarse en preparaciones saladas.

Creo que la idea sobre la palta a cambiado bastante en los últimos años. Cuando empecé a hacer postres con palta la gente me miraba con cara de bicho raro y los probaba con miedo, después del primer mordisco las caras cambiaban y se hacían fanáticos de mis brownies palteados. Hoy en día es súper común encontrar recetas dulces que incluyan palta. Si te pones a pensar la palta es un sabor neutro, si no le pones sal no tiene ningún sabor pronunciado, lo que predomina es su textura cremosa

¿Qué hizo que empezaras con este estilo de vida? ¿Por qué lo recomendarías?

La verdad es que de chica nunca fui deportista y sólo comía frituras. ¡Verduras jamás y mucho menos palta! (Ahora mínimo me como una palta al día).

Cuando tomé la decisión de cambiar mi estilo de vida (porque no solo fue alimentación y una cosa va de la mano de la otra) fue cuando estaba acabando mi carrera de pastelería. En ese momento que me di cuenta que mi ropa ya no me quedaba (¡mucho postre!), algo estaba haciendo mal. Empecé a ir al nutricionista y salía a caminar (no tenía el físico para correr ni una cuadra), todo se dio de una manera natural.

Descubrí este otro tipo de alimentación mientras vivía en Cusco porque tuve la oportunidad de trabajar en un restaurante orgánico (me atrevería a decir que unos de los primeros en el Perú: “Greens Organic”). Puedo decir que estos pequeños cambios en mi día a día han logrado que me sienta más feliz conmigo misma y que tenga mucha más energía.

El truco está en hacer de este cambio uno a largo plazo. De poco sirve hacer ajustes en nuestra alimentación por dos semanas, tiene que ser un estilo de vida. Además, ¡no tiene por qué dejar de ser rico!